lunes, 16 de junio de 2014

“POLINIZACIÓN, UN TEMA PARA PREOCUPARSE EN CULTIVOS DE PALTAS CHILENOS”






Por Ricardo Waissbluth. Gerente de Operaciones del Comité de Palta Hass de Chile.



Sabida es la importancia de las abejas en la tarea de la polinización, pero, en nuestros huertos de paltos, ¿Se les da la debida importancia?



Debemos tener en cuenta varias observaciones cuando llegue el período de la polinización y necesitemos contar con un Nº determinado de colmenas por cada hectárea.
 


1.- Por la ubicación de las plantaciones de paltos en nuestro país, IV a VI Regiones, lo más común será que las laderas en las cuales están las plantaciones, así como sus alrededores, no cuenten con vegetación adicional como para proporcionar floraciones donde las abejas puedan acudir, por lo que podemos concluir que, en general, los paltos están plantados en zonas que no tienen aptitud melífera.



Lo anterior es importante, pues normalmente se suelen arrendar las colmenas y es vital que éstas vengan en buenas condiciones y con las familias completas.



2.- Como el período de la polinización se da al mismo tiempo para las diferentes plantaciones, sucede que muchas veces, quienes las arriendan se ven sobrepasados y para completar sus requerimientos, no siempre terminan llevando las colmenas en su mejor condición.



3.- Por lo antes descrito, creo importante que en los campos, dependiendo de la magnitud de los mismos, haya personal preparado en el manejo de las abejas, pues habitualmente éstas son arrendadas, y es necesario desde su llegada revisar cada una de las colmenas. Un método sencillo para una primera revisión, pero no el más importante, es alzar cada una de las colmenas para verificar su peso, debiendo ser éste, en una familia completa, sobre los 25 a 30 Kg.



Una vez instaladas, hay que verificar la entrada y salida de las abejas a través de la piquera, donde una familia que está en buenas condiciones, debiera presentar una entrada y salida constante de sus obreras, en pos de la búsqueda de las flores a polinizar.



Otro método de chequeo es abrir la colmena y revisar un par de marcos para ver que éstos estén completos o por completarse y en una cantidad ideal de 10 por colmena. Al abrir la colmena hay que verificar también que en ésta se encuentren pocos zánganos, pues el encontrar una población alta de ellos significa que la reina es muy vieja y por lo tanto en su postura no da origen a obreras, que son las que sí trabajan, en tanto los zánganos, como su nombre lo indica, no ejecutan labor alguna.



Lo anterior se debe a que una reina nueva se acopla con un zángano solo una vez en su vida, eventualmente dos, y por este método el zángano provee a la reina con espermios los que quedan depositados en una bolsita o espermateca. Es así como la reina, con el uso de sus óvulos combinados con los espermios, da origen a obreras, pero cuando éstos se le terminan, en su postura da origen sólo a zánganos. En los colmenares modernos se ha establecido, por convenio internacional, que a las reinas cuando éstas nacen, se les coloca en su dorso un pequeño sticker de un color determinado para cada año, si por ejemplo una reina tiene el sticker de color verde y ese es el que corresponde al año 2010, significa que tiene 1 año. Por esta vía se ha establecido un método fácil de control de la edad de la reina y por tanto, de la calidad de la colmena.



4.- En proyectos de mayor envergadura, hay productores que están comenzando con apiarios propios. En estos casos y dado la escasa vegetación habitual de estas laderas, es recomendable que además de las plantaciones de paltos, puedan poner diversos vegetales que permitan ampliar el período de floración, que a su vez otorguen a las abejas un sustento que vaya más allá de la floración de los paltos.



Otra precaución que es necesario tomar en cuenta, cuando los apiarios son propios, es preocuparse de dejar a las familias con una cantidad suficiente de miel como reserva, para que puedan así, pasar normalmente el período invernal, incluso si la reserva de miel no es suficiente, será necesario alimentar a las familias artificialmente, para lo cual hay más de un método y más de un producto.



5.- Es conocido que las abejas necesitan de una temperatura mínima para salir a trabajar. Esta se sitúa en los 9º C., bajo los cuales no habrá vuelos y por ende, no habrá polinización. De lo anterior, se desprende la importancia de la ubicación de las colmenas dentro del huerto. Deberá elegirse siempre una locación donde las colmenas estén expuestas a la radiación solar, idealmente desde temprano en la mañana.



También es importante que cerca de las colmenas las abejas encuentren agua, vital también para su mantenimiento.



6.- Un último aspecto que quisiera comentar es la importancia de colocar siempre las colmenas sobre banquillos que las separe del suelo a objeto de impedir el acceso a las mismas de hormigas o cualquier otro insecto o roedor que pudiese introducirse a las colmenas. Las hormigas les son especialmente dañinas.



Fuente: Comité de Palta Hass de Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario